Vogel im Käfig

Incautos hubieran caído

en tus trampas de pajarero.

Engañar a un viejo enemigo…

¡Te esforzaste con tanto esmero!

 

Pero siento desilusionarte,

pajarero de medio pelo.

De mi rostro has querido ocultarte,

¡Cuán iluso! ¡Falló tu juego!

 

Ni tu viejo antifaz de plumas

podrá ser jamás suficiente

para que me ocultes tus uñas

ni toda la envidia que sientes.

 

Te creías muy listo, pajarerucho,

pensando que ya me habías cazado;

pero me carcajeo mientras disfruto

de que eres tú el pájaro enjaulado.

 

Autor: Olivier G. Durán. 

Twitter: @OlivierGDuran

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *