El tiempo

Solo soy un recuerdo malgastado, una vida efímera que vaga entre dos nadas, a cada cual más oscura y abrumadora. Él, sin embargo, pierde su tiempo mirándose fijamente al espejo, contando cada arruga, mintiéndose a sí mismo, clamando por un cuerpo más joven. Yo, en cambio, vislumbro el vacío con ojos de desazón, disfrazándome de…

Guardián.

El guardián de mi alma resopla enfurecido por la oscuridad que acontece tras su marcha, tras el sesgo. Él no llora, aúlla, disecciona su cuerpo y lo ofrece de tributo a dioses que desea desangrar, alimentarse con sus carnes físicas y prosaicas para vengarse, así, de su libertinaje a la hora de decidir sobre el…

Sueños húmedos.

Añoro sus piernas. Suaves y delgadas sensaciones. Submarinas miradas. Respiraciones acuáticas entre su nieve cálida. Conocimientos inconscientes que nos mentían entre la fría calor. Escribir el ambiguo camino que surcaba el submarino disperso y esbelto, envuelto en delicadas relaciones, o confrontaciones desabrigadas. La veía sentada, tumbada en las sabanas, resguardada del calor, del amor, de…

Carta de amor.

Cada vez que me miro al espejo pienso lo mismo, ojalá no te hubiese conocido. Mi cuerpo no temblaría, mi alma no intentaría escapar, mi corazón no respiraría sangre y, quizá, a lo mejor, todo funcionaría con otro motor. Mi vida habría acabado ya, mi mundo se habría desplomado, mis esperanzas serían las primeras en…

Frío.

Hace frío aquí sentado, esperando tu aprobación maliciosa, conversando con mis males en busca de alguna respuesta significativa. Sí, hace frío aquí en este lugar tan cálido, tan alejado de tu piel y de tu tacto, tan solitario como poco acogedor, hogar de extrañas criaturas que asustan con su ruda voz. Aquí estoy, congelándome, esperando…

Espina.

Dicen que caminas despacio, que te desenvuelves entre las hiervas bajas de mi mente, que acaricias con tus tentáculos verbales cada pliegue de mi alma. Dicen que deambulas por las sombras y cosquilleas mi nuca cando quieres aflorar, estás ahí, relatas cada memoria, cada acto, pero te escondes, sí, te escondes en un cuerpo incapaz…