Una leve gota de café.

Perseguía ilusiones aquella mañana desde su primer café. Cuando caminaba, rumbo a su cita médica, pensaba en las posibles situaciones y sus desenlaces: ¿Y sí ese dolor es el principio del fin? ¿Y sí es cáncer? ¿Y sí me queda poco tiempo ya? ¿Y sí no alcanzo a hacer realidad mis sueños? ¿Y sí no…

El reencuentro.

Las calles de Madrid estaban repletas de pequeños reflejos lumínicos provocados por el incesante goteo de la lluvia. La noche, cansada, adormecía a los hombres con la esperanza de quedarse a solas con la luna y, así, poder enseñarle las estrellas que, con tanto esmero, cuidaba y protegía. Sin embargo, había una persona que aun…

Vacío en la arena.

El mar transpiraba oxígeno y la mañana se extendía en el horizonte. Las olas rompían delicadamente en el polvo de la arena donde, vergonzosas, se desvanecían acariciando el último suspiro de la noche que, muy, muy despacio, se iba perdiendo ante la grandeza del sol. La hermosa y envidiada luna permanecía estática retando a la…

Sinfonía.

Primer movimiento.   Me miré al espejo con delicadeza, no quería romperlo con la brusquedad de mi mirada. El sonido de bajada era casi imperceptible. Las luces iluminaban con contingencia. Mis sentidos se iban perdiendo al paso suave de una melodía armoniosa y suculenta que atraía a los deseos más prehistóricos. Me miraba, aun así…

Lágrimas grises.

Tres caminos se cruzaron esa noche, tres verdades se confrontaron dando lugar al único sentimiento veraz  e irrisorio. Todas las carcajadas sumían la habitación de las cortinas moradas en la más angustiosa residencia de miradas contundentes y desafortunadas. Tres mil cuatrocientas caricias acabaron sucumbiendo por una insignificante lágrima que deformó la atmósfera sudorienta del habitáculo,…